U9 Versión Final del Guión U9

9.1 La versión final de un guión
Cuando el escritor ha hecho un análisis sistemático y una reescritura creativa a tal punto que siente que ya no hay mayores cambios sustanciales que hacer para mejorar su obra, entonces tendrá en sus manos la versión final de su guión. Esa versión deberá contener sólo lo indispensable para narrar lo que le acontece a un personaje en su búsqueda por satisfacer una necesidad, y en ese sentido es importante recordar que  “Un buen escritor de guiones se hace mejor todavía sólo si aprende a cortar, a remover lo ornamental, lo descriptivo, lo narrativo, pero sobre todo lo que a él le parece profundo y significativo. ¿Qué queda? Queda la historia. ¿Qué es la historia? Es la progresión esencial de incidentes que acontecen al héroe en la persecución de su sola meta.” (David Mamet)
La versión final deberá tener las características que un productor busca en un buen guión y en ese sentido es interesante lo que Syd Field cuenta de su experiencia a lo largo de dos años como director del departamento de guiones de una empresa productora en Hollywood, donde leyó más de dos mil guiones y casi cien novelas: “Buscaba todas las excusas posibles para evitar leer un guión. Si un guión venía con un resumen de una página, leía sólo el resumen. Si el autor me contaba la historia cuando venía a entregar el guión, leía las primeras páginas, una o dos páginas en medio y las tres últimas. […]  Aprendí que lo primero en lo que se fija un lector es el modo en el que el autor pone las palabras sobre el papel; elestilo de la escritura. Lo segundo es de qué y de quién trata la historia. Lo tercero si la acción y los personajes son <<presentados>> en un contexto dramático fuerte.”
Es necesario que la versión final del guión esté escrita de manera escueta, concisa, vigorosa y visual, que sus párrafos descriptivos sean breves y pertinentes, que el diálogo se mueva de una escena a otra manteniendo el interés y la intriga, que consiga mantener la atención del lector a través de la progresión de acciones. Y para decidir si algún elemento del guión es o no esencial para la versión final del guión, es necesario que el escritor intente contar la historia sin él, que lo quite y se vea si hace  falta; sea una escena,  sea una toma o una línea, si no son esenciales hay que deshacerse de ellas, pues para lograr que los lectores-espectadores sigan atentos no es cuestión de darles más información, sino de, por el contrario retenerla, retener toda la información, excepto aquella sin la cual volveríamos ininteligible el avance de la historia. (David Mamet)

9.2 Análisis y redacción de la versión final de un guión
El objetivo de esta etapa del proceso de escritura es crear el mejor guión posible y el escritor determinará que ha concluido la versión final de su guión a través de una combinación de análisis e intuición, y en ese sentido Syd Field señala que  el guionista nunca está completamente seguro de que ha llegado al final del proceso, sin embargo, reconoce determinadas señales a las que debe prestar atención, como por ejemplo, que la mayor parte del trabajo esté implicando dedicarle mucho tiempo a pequeños detalles, a detalles intrascendentes como por ejemplo cambiar palabras o el orden de estas en una oración.
Es necesario que el escritor haga su mayor esfuerzo por ser objetivo en su análisis y no pierda de vista que su guión debe de ser dramáticamente sólido y narrar una historia verosímil, acerca de personajes verosímiles dentro del universo de la historia, además de comprender que un guión nunca será perfecto, que siempre habrá unas cuantas escenas que no funcionan, pero que por muchas veces que se escriban y reescriban, nunca estarán bien, pues como decía Jean Renoir: “La perfección es un ideal; existe sólo en la mente, no en la realidad”.
Es importante que escribir nunca deje de ser un placer y menos en esta etapa, en la cual según Syd Field, es cuando realmente se escribe un guión, pues no se parte de cero, se cuenta con una perspectiva global de la narración, lo cual facilita el ajustar, recortar y condensar, limar las asperezas de los elementos estructurales para que formen parte integral de la historia, intensificar las imágenes visuales añadiendo los adjetivos precisos y afinar los diálogos eliminando palabras de las conversaciones o frases enteras.

Referencias
Field, Syd. (2005) El manual del guionista. Plot.
Mamet, D. (1997). Dirigir Cine. México: Ediciones El Milagro / IMCINE.
Last modified: Monday, 14 May 2012, 12:27 AM